Gotipua

La danza de los gotipuas es uno de los productos culturales más famosos de Odisha. Es una danza folclórica de dedicación religiosa, interpretada por chicos prepúberes. Su origen se data en el s. XVI, bajo el reinado de Rama Chandra Dev, según algunas versiones ante el declive de la institución de las maharis, las bailarinas del templo de Puri, según otras para que el público pudiera disfrutar de la danza y aprender sobre Krishna, ya que las maharis bailaban dentro del templo, para Jagannath.

Teóricamente es una danza interpretada por chicos “disfrazados” de chicas, porque si fueran chicas el público podría malinterpretarlo o “despistarse” de la intención devocional de la actuación. También hay quien lo justifica en que cuando las mujeres menstruamos somos impuras y no podemos participar en los ritos religiosos, y los gotipuas al ser chicos nunca tendrían esa restricción. Llevan el pelo largo, blusa y unos pantalones hechos con una larga tela anudada, semejante a un dhoti pero dejando un abanico corto (en la gharana de Deva Prasad Das de Odissi llevan un traje muy semejante cuando no está cosido). Su joyería es actualmente de plástico, pero imita la tradicional hecha de perlas, artesanía típica de la zona de Puri.

La danza que interpretan es una de las raíces de las que bebe el Odissi actual, sobre todo en su aspecto técnico, al igual que el aspecto expresivo o teatral deriva más de la tradición de las maharis. La mayoría de los maestros masculinos de Odissi fueron gotipuas en su infancia (Guru Kelucharan Mohapatra lo fue en Raghurajpur, su aldea de origen, y esta pequeña institución sigue existiendo hoy en día).

El Mangalacharan de Odissi, primera pieza de un recital clásico, es la adaptación de varias piezas del recital gotipua, unidos en una sola coreografía (salvo en el linaje de Pankaj Charan Das). Aunque los gotipuas también interpretan pallavis y abhinayas, esta danza es famosa por su segmento acrobático: Bandha Nrutya. El entrenamiento necesario para interpretar estas coreografías acrobáticas es muy duro y requiere una gran dedicación desde una edad muy temprana. Otra dificultad respecto al Odissi actual es que cantan a la vez que bailan, por lo que estudian música también.

Cuando los chicos cumplen 15 años dejan de ser gotipuas y se les afeita la cabeza. Muchos de ellos deciden continuar su carrera convirtiéndose en bailarines de Odissi, otros se hacen músicos, profesores de gotipua o pasan al bachillerato dedicándose a cualquier otra profesión.

Los grupos profesionales de gotipuas actúan por toda India ya que son espectáculos más comerciales que los de danza clásica. Las troupes más famosas son las del Konark Natya Mandap (con un estilo muy modernizado) y Orissa Dance Academy, ambas fundadas por Guru Gangadhar Pradhan