La danza de los hombres

Una de las cosas que más me gusta del Odissi es que no tiene barreras de género. Yo puedo ser Shiva, mi compañero puede ser Radha. En el proceso de entrenamiento teatral aprendes a ceder tu cuerpo a cualquier personaje y cualquier sentimiento, te identifiques a nivel personal con él/ella/ello o no.

En las tradiciones de las que bebió el Odissi sí existían esas fronteras. Las maharis, bailarinas del templo de Jagannath en Puri, eran esposas de la deidad. Los gotipuas, niños y preadolescentes que bailaban y bailan para el público, son chicos que se adornan para parecer chicas. En el teatro había agrupaciones mixtas, y otras exclusivamente masculinas. Las danzas folclóricas eran y son muy variadas, algunas de ellas exclusivamente masculinas, algunas femeninas, algunas mixtas. Al desarrollarse el Odissi actual en el s. XX se unieron todas las ramas para crear una danza representativa de la región, y afortunadamente se hizo creando una disciplina muy abierta en realidad.

Si bien es cierto que el machismo es uno de los grandes males de India y del mundo, y que en ciertos ambientes se ha minimizado la aportación femenina a la danza india, ha habido y hay grandes bailarinas y maestras, al igual que grandes bailarines y maestros. En occidente la proporción de hombres en los conservatorios de danza es todavía minoritaria y buena parte de la sociedad aún lo relaciona con una “personalidad afeminada”. En India se baila en casi todas las reuniones sociales, y se baila mucho en los colegios, y afortunadamente no se tienen prejuicios en contra. Son muchos más, por tanto, los hombres en las escuelas de danza, especialmente en Odisha.

 

Reviso estos días mis fotografías de los relieves escultóricos de templos de Bhubaneswar y del templo de Surya en Konark y me doy cuenta de que las imágenes de bailarines nunca se ven en los libros o posts. Pero están ahí. No sabemos prácticamente nada de la danza durante el primer milenio d.C., y bastante poco sobre la danza en los siglos inmediatamente después. Contamos con los registros del templo de Jagannath en Puri porque el culto en él nunca ha sido interrumpido, pero no sabemos cómo era la danza en el templo de Lingaraj o en el de Konark. Es posible que hubiera celebraciones en las que participasen intérpretes masculinos.

 

No creo que haya habido jamás un hombre que haya interpretado personajes femeninos con mayor delicadeza y sensibilidad que nuestro guruji Kelucharan Mohapatra. Guru Gangadhar Pradhan introdujo muchas innovaciones técnicas para hacer el Odissi más robusto y enérgico, Orissa Dance Academy y Rudrakshya continúan este linaje, y como es el que predomina en la Utkal University of Culture, ha tenido una gran difusión. También hay mujeres que bailan con mucha fuerza y energías que tradicionalmente asociaríamos a hombres. La danza y el teatro son maravillosos. Os dejo una pequeña lista de vídeos que recomiendo para conocer un poco mejor la danza de los hombres en Odisha:

Guru Kelucharan Mohapatra interpretando Yahi Madhava.

Rudrakshya Foundation, dirigida por Guru Bichitrananda Swain, compañía y escuela de mayoría masculina.

Lingaraj Pradhan, discípulo de Guru Bichitrananda Swain, como solista.

En el linaje de Deva Prasad Das, a quien le gustaban los movimientos más grandes, Sooraj Subramaniam.

Prasanta Kumar Sahoo, gotipua en su infancia antes de ser bailarín de Odissi, al igual que Kelucharan Mohapatra y muchos otros maestros de Odissi.

 

Om namah Shivaya, el bailarín universal.