Preguntas frecuentes

Voy recopilando preguntas que suelen hacerme sobre el Odissi o sobre India:

¿No es malo para la rodilla?

No, bailamos siempre con las piernas flexionadas, fortaleciendo el cuádriceps y muchos más músculos, protegiendo a la articulación. Yo tengo una lesión de rodilla y especialistas de India y España me recomendaron no dejar de bailar Odissi, porque era la musculatura la que estaba protegiéndome del dolor y de un daño mayor.

*Nerea Alcorta va a añadir unas líneas sobre corrección postural y por qué rotamos las piernas desde la cadera, nunca la rodilla respecto al tobillo.

¿Seguro que no es malo para la rodilla con las patadas que dais?

No, porque pisamos con el pie plano, distribuyendo el peso sobre toda la superficie del pie, y cuando parece que damos “patadas” con el talón estamos en realidad “cepillando” el suelo, controlando la presión que se ejerce, que es más suave que cuando se pisa con el pie plano, ya que es menos superficie la que realiza el golpe.

¿No es malo para la espalda?

No, la postura del chauka se basa en rotar y flexionar las piernas sin que ello afecte a la posición de la columna vertebral, o sea que con la misma postura con la que caminas o estás de pie en tu día a día simplemente giras y doblas las piernas, fortaleciéndolas. La postura de tribhanga se basa en inclinar la cadera respecto a la caja torácica (no tanto en desplazarla hacia un lado, como da la impresión). Tradicionalmente no se curvaba la espalda ni se hace retroversión de cadera, simplemente se inclina lateralmente, esto requiere y a la vez proporciona mayor flexibilidad. Hay algunas escuelas en las que curvan demasiado la zona lumbar, pero no es tradicional ni saludable. Los movimientos del torso se controlan sobre todo desde la musculatura dorsal y abdominal, y su fortalecimiento protege la espalda.

¿Por qué bailáis tan tapadas?

Bueno, aquí quiero resaltar que el “tan” depende de la perspectiva del que habla, porque en realidad en la mayoría de culturas se ha bailado/baila con el cuerpo cubierto. Normalmente la vestimenta de una región tiene sentido dentro de su entorno natural y es una adaptación a las condiciones climáticas, tiene sentido que en la polinesia se vista como se viste, igual que tiene perfectamente sentido que en las regiones con vientos y arena se usen pañuelos con los que protegerse, etc. Un saree de algodón es en realidad una prenda cómoda y bastante versátil. Otra cuestión es la adaptación escénica, el traje de Odissi ha ido cambiando con el tiempo en la mayoría de escuelas para facilitar los movimientos y la preparación, aunque siempre mantiene que se use un pantalón (nos arrodillamos y giramos a menudo), que tenga un abanico frontal que ayude a ver la apertura/cierre de las piernas, y que tenga una blusa separada de los pantalones para poder mover el torso. Nuestro movimiento no necesita descubrir el vientre o los hombros porque apenas los utilizamos. El Odissi desarrolla los movimientos de brazos, manos, cabeza y torso, y la geometría de las posturas del cuerpo entero. Lo importante es la visualización de la silueta, los brazos y la estructura de las piernas y la espalda, y el traje nos ayuda a ello. La tahia de la cabeza, a su vez, magnifica la visibilidad de los movimientos de cuello y cabeza y enmarca al rostro. A mí me parece que el traje de Odissi cumple perfectamente con su misión: es estéticamente bello, representa a la cultura de Odisha, ayuda a ver mejor el movimiento y no distrae la atención hacia el cuerpo del intérprete, sino que la dirige hacia los movimientos y la historia.

¿Puedo comprarme el adorno de la cabeza? ¿me vendes un cinturón?

Cada uno puede comprarse lo que quiera, pero yo no vendo elementos escénicos de Odissi a quien no vaya a usarlos para bailar Odissi, porque no son simplemente complementos estéticos de India, pertenecen a la tradición del Odissi y se desarrollaron para ayudar a su puesta en escena y reflejar la cultura de la región, por lo que se considera muy irrespetuoso utilizarlos para otra cosa (aquí remito a mi post sobre apropiación cultural). Y añado: es irrespetuoso y genera confusión, son elementos identificativo del Odissi y usarlos para otras danzas da una imagen incorrecta de lo que es (y no me refiero a si la danza es mejor o peor, sino a que no es Odissi).

¿Cuántos años hay que estudiar?

Pues depende del objetivo que se marque cada uno/a, pero es mejor estudiar sin finalidad, no va a ser fácil, estamos en el otro lado del planeta. Y desde luego si nuestro objetivo es “profesionalizarnos” y sacar un rendimiento económico recomiendo ni empezar, porque eso ya es difícil incluso para grandes intérpretes indios/as. En cualquier caso la respuesta siempre es años, y para la maestría varias vidas.

¿Qué significan las canciones?

Las piezas técnicas se basan en la recitación de boles, sílabas rítmicas que reproducen de forma aproximada el sonido del mardala, instrumento de percusión. En un pallavi es donde mejor podemos apreciar cómo se entonan boles rítmicos, que canta el percusionista, y la recitación de una melodía por parte del cantante. En ambos casos son interpretaciones abstractas, no palabras. Las piezas expresivas interpretan e ilustran poemas generalmente compuestos en sánscrito o en oriya describiendo y alabando a deidades, contando sus aventuras, las historias de amor de Krishna y Radha, dance-dramas de Rabindranath Tagore en lengua bengalí…

¿Es una danza sagrada?

Es de origen sagrado. La fe de los/as intérpretes es ya otra cosa, y aunque haya muchos para quienes no es una práctica espiritual sino un arte escénico sin más, todo el mundo respeta el hecho de que es una danza devocional para la mayoría de quienes la practican. Esto es: no hay que comprenderlo ni compartirlo, sí hay que respetarlo.

¿Bailan Odissi los hombres?

¡Sí! Y maravillosamente. Ha habido y hay grandes intérpretes y maestros masculinos. El Odissi integra las tradiciones de danza en el templo (sólo femenina), la danza de los gotipuas (sólo masculina pero actuando como mujeres), el teatro (generalmente intérpretes masculinos pero no siempre), y las danzas folclóricas (algunas femeninas, otras masculinas, otras mixtas). Yo adoro además que el guruji de nuestro linaje, Guru Kelucharan Mohapatra, era un maravilloso intérprete de personajes femeninos: tu cuerpo no es una barrera, es una herramienta.