Linajes

Cuando uno se acerca por primera vez a las danzas indias, Bharatanatyam, Kuchipudi, Mohiniattam y Odissi parecen muy similares, dada su expresividad, sus trajes, los adornos del pelo, el uso de las manos, etc. Poco a poco se aprende a distinguir lo más sueprficial: el traje y la joyería, y con la observación te das cuenta de las diferentes estructuras corporales, energías, etc. Luego cuando explicamos que dentro de un mismo estilo de danza hay distintos “sub-estilos” o linajes parece imposible diferenciarlos. Vamos a explicar brevemente las diferencias más notables dentro del Odissi para que sea más fácil comprender por qué como estudiantes es complicado pasar de un estilo a otro. Y esto tiene bastante que ver con la historia del Odissi, de la que ya hablamos en otro post.

Obviamente y como en cualquier rincón del mundo, han existido distintos tipos de danza en la región que ahora se corresponde más o menos con el estado de Odisha. Existieron y existen diversas danzas folclóricas, danzas tribales, danza-teatro religioso, etc. Existió una danza de corte, como atestiguan las representaciones de las cuevas de Udaygiri y textos de época más moderna, que desapareció, como lo hicieron distintas dinastías reales y, finalmente, el poder de la monarquía. Existió una danza devocional femenina, conservada en el templo de Jagannatha en Puri hasta principios del s.XX, que también desapareció por el abandono progresivo que sufrieron las maharis por parte de la sociedad, de la monarquía y de la dirección del templo. Existió y existe la danza de los gotipuas, preadolescentes que, al contrario que las maharis, que bailaban únicamente dentro del templo o en la corte (desde que se estableció que el rey era Visnu en la tierra), bailan para el público general, y añadieron al repertorio teatral devocional el desarrollo de acrobacias.

Con todas estas tradiciones de danza-teatro populares, la danza de los gotipuas y la de las maharis, se desarrolló en el siglo XX el Odissi actual. Se reconocen tres grandes linajes correspondientes con tres maestros que desarrollaron sus propios estilos, obviamente a partir de un tronco común antiguo: Guru Deva Prasad Das, Guru Pankaj Charan Das y Guru Kelucharan Mohapatra. Otros dos linajes reclaman ser reconocidos como gharanas porque ciertamente tienen su propia personalidad, metodología y aportaciones a la disciplina (no soy yo quien para juzgar el trabajo de gurus): Guru Mayadhar Raut y Guru Surendra Nath Jena.

La formación y circunstancias vitales de cada uno de ellos es visible en sus composiciones, y es lo bonito del arte, que sea personal.

GURU DEVA PRASAD DAS

Hijo de violinista, estudió danza y música desde la infancia. En su juventud conoció a Pankaj Charan Das y Kelucharan Mohapatra trabajando en grupos de teatro, y junto a ellos y otros bailarines e investigadores fundaría la Jayantika, inicio del trabajo que llevaría al Odissi actual. Su estilo es muy tradicional y el que más entronca con el folclore de Odisha. Sus discípulos más famosos son Durga Charan Ranbir y Ramli Ibrahim, director de la famosa compañía Sutra. Su chouka es más abierto, sus movimientos de torso y brazos muy grandes y se considera un estilo muy teatral.

GURU PANKAJ CHARAN DAS

Hijo adoptivo de una mahari, estudió danzas populares y acrobacias de niño, y se unió en su juventud a los grupos de teatro New Theatre y Annapurna, en Puri, donde conocería a Deva Prasad Das, Kelucharan Mohapatra, y Laxmipriya Devi (futura Mohapatra). Incorporó al teatro la tradición de las maharis, y desarrolló un estilo de danza con más énfasis en la expresión que en la técnica, ya que las maharis bailaban en recintos pequeños y con un sentido devocional, no tanto escénico. Minati Mishra, Ratna Roy y Pallavi Das son herederas de su linaje.

GURU KELUCHARAN MOHAPATRA

Gotipua en su infancia, actor en su juventud y percusionista, desarrolló el estilo de Odissi de mayor precisión técnica. Su estilo es “contenido”, con mucha atención a los detalles. Kelucharan fue un hombre moderno y abierto en muchos sentidos, como estudiante, como profesor y como compositor, investigando cómo enriquecer la tradición con nuevos instrumentos, aportaciones de música industánica, estudiando las esculturas de los templos, formándose en sánscrito y literatura, etc. Dado que fue el primer maestro en enseñar a bailarinas no indias y sus numerosos viajes, su linaje es el más extendido. Sus pallavis destacan por la armonía de su desarrollo, la riqueza de detalles y juegos, y sus abhinayas por su delicadeza.

GURU GANGADHAR PRADHAN

No se considera que Gangadhar Pradhan fundase su propio linaje, ya que en realidad en su generación el Odissi ya estaba desarrollado, pero sí que se puede decir que creó un estilo personal. Gotipua en su infancia, estudió percusión y posteriormente danza en la Utkal Sangeet Mahavidyalaya (en la universidad, en Bhubaneswar), donde aprendió el repertorio tradicional de Pankaj Charan Das. Gracias a una beca continuó sus estudios con Guru Kelucharan Mohapatra, por lo que se suele entender que se integra en su linaje. Su estilo destaca por la importancia de la técnica, por la influencia de los sastras, los tratados teóricos, y por su masculinidad. Fundó la Orissa Dance Academy, de la que después surgirían Rudrakshya, Gangadhar Pradhan Foundation, Konark Natya Mandap, etc.

Es más fácil diferenciar los estilos en las coreografías técnicas que en las teatrales, ya que todas utilizan los mismos mudras y símbolos. El proceso de entrenamiento, ejercicios básicos, etc. son diferentes entre escuelas. Bhramaris, viniyogas, etc. difieren porque se crearon en época moderna en base a los tratados en sánscrito, la terminología es la misma pero no su ejecución. Khandis y arasas suelen ser semejantes porque son antiguos, al igual que los mangalacharan, por la misma razón. Es posible estudiar composiciones de un linaje distinto al nuestro, aprender otros ejercicios de entrenamiento y otras secuencias, pero no es posible integrar técnicas diferentes. En los festivales de Odissi es muy enriquecedor observar y apreciar la diversidad de estilos, y en mi opinión, divertido. Yo pertenezco al linaje de Guru Kelucharan Mohapatra, a medio camino entre el estilo tradicional y el llamado neoclassical, intentando buscar un equilibrio.