Aharya

…su ornamento son la Luna y las estrellas…

El traje, joyería y adornos del Odissi están al servicio de la expresión y de la belleza.

Los trajes se confeccionan con sarees de Odisha (los sarees tradicionales indios tienen estampados, bordes, etc. que identifican la región en la que se han producido). Las maharis y los gotipuas vestían un dhoti con el final plegado como abanico y una “blusa”. La compañía de danza Sutra, del linaje de Deva Prasad Das, conserva este traje tradicional. En los años 60-70 el traje quedó configurado de forma que permita la libertad de movimientos y enfatice la flexión y apertura de las piernas. Podéis encontrar más información sobre la evolución del traje de Odissi en este breve artículo.

A rasgos generales, los distintos maestros y maestras utilizan particularidades en el traje dependiendo de sus gustos personales. Hay escuelas que mantienen el abanico central, otras lateral para que enfatice la postura asimétrica “tribhanga”, hay quienes llevan el torso al descubierto, quienes llevan un dupatta, quienes llevan angrakha, una pieza cosida, y aun en los últimos años se ha difundido el “estilo mahari”, que solía utilizarse en los dance drama.

La joyería ha ido estandarizándose por la creación de compañías de danza en las que los y las intérpretes deben compartir la puesta en escena, se tiende a utilizar diseños parecidos. Las flores en el pelo de las bailarinas, que ha pasado del moño y trenza a un único moño por sencillez, se componen de tres elementos: la tahia, corona circular hecha de celulosa que distingue nuestra cabeza del fondo (al igual que el abanico: ayuda a hacer nuestros movimientos visibiles), una tira de flores de tela que la ajusta a la cabeza y puede ser de distintos colores, y el solofulo, flor central que enfatiza los movimientos en los que inclinamos la cabeza.

Hay que entender que lo importante es la misión que cumple el vestuario, y una serie de rasgos esenciales: es un traje regional (el tejido utilizado), con un abanico cuya belleza se aprecia sólo cuando una buena técnica nos permite rotar y flexionar las piernas, y que centra la atención en el movimiento, y no en el cuerpo del intérprete. La joyería, si bien en cierto modo se ha convertido en una forma de ostentación (el precio de un set completo de joyería de plata no está al alcance de muchos intérpretes profesionales) también cumple una función práctica y estética. El sinthi, por ejemplo, joya que adorna la frente dividiendo el pelo en dos mitades, ayuda a apreciar los movimientos de la cabeza, la bengapatia, el cinturón, sujeta el traje, da forma a la cintura y ayuda a tener conciencia de los movimientos del torso.

¿Se puede variar el vestuario y los adornos? El Odissi es una danza clásica y que tiene una serie de características esenciales. Al igual que su técnica y repertorio han evolucionado manteniendo una serie de rasgos, de igual forma lo ha hecho su presentación. La parte estética, de ornamento, se puede adaptar a nuestra puesta en escena concreta, el tipo de evento, el tipo de recital, etc. No es lo mismo una charla-demostración, un festival de estudiantes, un recital profesional en un teatro, un dance-drama, etc. Podemos vestir un saree, un traje de algodón para un recital con luz natural, un traje de seda para iluminación teatral, unas flores pequeñas para una sala, una tahia grande para un teatro, etc. Incluso el color del traje expresa, y nos puede ayudar a identificarnos mejor con el personaje que interpretamos, etc.

¿Se puede bailar Odissi con otro vestuario? Cualquier maestro o maestra diría que no. Yo creo que debemos preguntarnos primero ¿por qué? Lo mismo podría aplicarse a cualquier danza clásica, patinaje artístico, etc., cualquier puesta en escena. Si hay una tradición y la rompemos estamos transmitiendo un mensaje con ello ¿es ése mi objetivo? No es un problema ser diferente, es un problema que no haya ningún objetivo detrás de eso. La misma cuestión la han vivido los últimos años algunas compañías de Kathak en las que las bailarinas no usan dupatta o bailan con pantalones. En algunos casos el objetivo es simplemente distinguirse, ser especial, lo cual tiene un corto recorrido. En la mayoría de ocasiones la comodidad y la coherencia con el espectáculo eran una motivación más que justificada.

¿Se puede bailar otra danza utilizando el vestuario o los adornos del Odissi? Ahí sí me alineo con todos los maestros y maestras que conozco: NO. Nuestro aharya evolucionó con nuestra danza gracias a la experiencia del Odissi sobre los escenarios, buscando formas mejores de prepararse, de contar historias, de impresionar, de dar valor a la cultura de Odisha, de emocionar, etc. Hay elementos que compartimos con la cultura india en general: el saree, adornarse el pelo con flores, los ghungroos, adornos en la frente, etc. pero también hay elementos que nos son únicos, como la tahia, el diseño del cinturón, etc. No tiene sentido confundir al público e identificarse con elementos que se corresponden a otra tradición o disciplina, a no ser que nuestro mensaje sea ser rompedor con ello: tomo esos elementos porque mi mensaje es que tomo elementos que me son ajenos y los mezclo con otros. En mi caso personal, no es ésa mi historia, no es lo que quiero contar.

Comunicamos tanto con lo que tomamos y como con lo que dejamos.