Breve evolución del Odissi

En los años 50 la asociación de la Jayantika, que trabajaba por recuperar y revitalizar las tradiciones de danza de Orissa, acordó cómo sería el desarrollo de lo que en 1958 se estableció como “danza clásica Odissi” por parte de la Sangeet Natak Akademy.

Antes de esta fecha las piezas interpretadas eran de duración más corta que las actuales, entre cinco y diez minutos, y la mayoría de ellas incluían tanto secuencias técnicas como segmentos teatrales. En otras ocasiones estos distintos segmentos se interpretaban sin pausa, convirtiendo el recital en una actuación de una media hora.

Una prueba de cuánto ha cambiado el Odissi es este vídeo en el que la famosa Indrani Rahman baila y su maestro Guru Deva Prasad Das toca el mardala, en 1958, el año en el que el Odissi se constituyó como danza clásica: macearchive.org (gracias a Chandrika Chinoy por el enlace).

Gracias al cine podemos apreciar cómo el Odissi se siguió desarrollando en los años 60, en este caso Minati Mishra interpretando el estilo de Guru Kelucharan Mohapatra para la película Nirjana Saikate, en concreto la pieza Kalyani pallavi, y en Arundhati, de 1967, todos/as los/as estudiantes de nuestra gharana podrán reconocer cómo Namami y Batu aquí componen una misma pieza.

Los maestros desarrollaron sus estilos cada vez más personales, la técnica se hizo más limpia, se continuó el trabajo de adoptar una metodología y terminologías más claras y las coreografías se hicieron más largas, mostrando una mejor capacidad física de los/as intérpretes. El mejor exponente del Odissi en los años 70 será la carismática Sanjukta Panigrahi.

kelu-sir
Guru Kelucharan Mohapatra

En los años 80, tras dos décadas de promoción, giras, colaboración con artistas de otros estilos y fundación de escuelas, el Odissi alcanzó un gran prestigio. En esta época, además de los recitales de solistas, tuvieron un gran desarrollo los dance-dramas y las composiciones grupales. Aquí podemos ver a nuestro guruji interpretando la pieza clásica Namami, a la que ya había realizado modificaciones ornamentando la coreografía, y un extracto de Ahe Nila Sahela, una pieza teatral en lengua oriya dedicada al Señor Jagannath.

Los 90 trajeron una segunda generación de gurus y de bailarinas. De estos años destacamos el trabajo coreográfico de Madhavi Mudgal, innovando sobre la tradición (por ejemplo en su famosa composición soham asmi), y los inicios de la carrera como solista de Sujata Mohapatra.

De la última década, con un Odissi globalizado y llegando a esquinas remotas del planeta, destacamos una compañía de prestigio mundial y un estilo muy característico gracias a la unión de creatividad y talento interpretativo: Nrityagram.

Y el Odissi seguirá creciendo e innovando, y ojalá unas raíces tan fuertes nos permitan llegar mucho más alto.