Beneficios de estudiar Odissi

Resumo lo que creo que son los principales beneficios de estudiar Odissi en base a mi experiencia y circunstancias personales:

  • FÍSICOS

La práctica disciplinada de una danza que se baila con las piernas flexionadas nos da mucha fuerza en tobillos (lo cual previene esguinces) y cuádriceps, y los movimientos de torso fortalecen la espalda y la musculatura abdominal. Los cambios de peso y la rapidez con la que se deben cambiar las posturas de las manos nos dan una mayor agilidad.

Una mayor fuerza muscular ayuda a evitar lesiones y a proteger las articulaciones, y el ejercicio continuado nos da una mejor resistencia y capacidad pulmonar y ayuda a nuestra salud cardiovascular.

  • MENTALES

El Odissi es una danza muy asimétrica, tanto en sus posturas corporales como en las secuencias de sus movimientos, por lo que mejora la percepción del espacio y derecha-izquierda.

La disociación de movimientos tanto entre brazos-piernas como lados derecho e izquierdo, la combinación de distintos grados de tensión/energías y la precisión en los detalles nos obligan a desarrollar una buena conciencia corporal y a mejorar la comunicación entre nuestra mente y nuestro cuerpo.

Controlar de forma consciente las tensiones de nuestro cuerpo previene lesiones y dolores.

Las coreografías tradicionales de Odissi son muy largas, y su memorización se basa en la relación entre movimientos y sílabas que recitamos, desarrollando a la vez memoria corporal, auditiva y visual. Lo intrincado de la música india hace que recuperemos la práctica del cálculo.

  • ¿ESPIRITUALES?

Aunque la espiritual es la vertiente más subjetiva, sí creo que hay cambios que compartimos. La práctica de disciplinas difíciles, cuya maestría conlleva décadas de estudio, nos hace ser más pacientes y humildes. Nos hace aceptar nuestras propias limitaciones y agradecer nuestras capacidades. Enfrentarse a la frustración de una práctica compleja requiere confiar en el linaje que nos precede, en nuestro/a profesor o profesora y en nosotros/as mismos/as. Si ya de por sí una clase de danza ayuda a socializar y a crear un vínculo entre estudiantes, las pequeñas victorias en un proceso tan largo refuerzan un compañerismo especial.

La teatralidad india y la expresión de sentimientos son vitales en cualquier danza clásica india. No se trata de copiar la expresión de otras personas, sino de desarrollar nuestra empatía, comprender la universalidad de los sentimientos humanos, y ofrecernos como herramienta para despertar emociones en el espectador. Y para quien la práctica es una ofrenda en sí misma, agradecer, y ser un medio de comunicación con la divinidad.

Nos integramos en el orgullo y la responsabilidad colectivas de preservar una tradición antigua. Y más allá las circunstancias de cada estudiante serán diferentes, y hay mil razones por las que estoy agradecida de que el Odissi llamara a mi puerta.

Sea cual sea tu personalidad y tu vida, hay una danza para ti. Seguro. Aprovechemos la rapidez con la que viajamos y viajan los conocimientos, seas como seas, hay una música que hará que no puedas quedarte sentado/a, y hay una forma de moverse que es absolutamente como tú. O absolutamente contraria a como eres, y te ayuda a duplicarte, triplicarte, ser más tú o más tús. Baila.

FOTOGRAFÍA DE JAVI MULA