Apropiación cultural

En EEUU el debate sobre la llamada apropiación cultural se ha escapado del mundo académico y se ha convertido en debate público. De forma general se refiere al uso de elementos pertenecientes a una cultura concreta por parte de individuos de otro grupo cultural. Se ha convertido en un término controvertido y relacionado con el colonialismo, a pesar de que es una práctica tan antigua como lo son los contactos entre pueblos. 

Ha llegado un punto en la actualidad en que la defensa excesiva de la propia cultura ha llevado a chocar con el multiculturalismo, del que yo misma soy defensora. 

La apropiación cultural descontextualiza elementos, generalmente iconográficos, y los utiliza con fines distintos de los que tenía en su cultura original. Los casos más famosos se han dado en el mundo del diseño de moda (sobre todo por el uso de símbolos indígenas), y en EEUU, por el uso de disfraces, nombres, etc. de los nativos americanos de una forma irrespetuosa. Siempre he defendido que hay que luchar por preservar la cultura, no una u otra, las de todos. El problema es que se ha pasado de exigir respeto por las tradiciones y creencias ajenas a pretender poner fronteras a la cultura, cuando en la historia de la humanidad se han producido siempre más avances sociales y culturales en zonas de contacto de poblaciones diversas. Es ridículo que la polémica sea si un cantante blanco puede llevar rastas o si una famosa armenia puede hacerse trenzas africanas, aún más cuando un peinado o una prenda de adorno son los elementos más superficiales de una cultura. 

¿Ser respetuoso y no apropiarse de la cultura de otro quiere decir que no podemos comer kebap o vestir pantalones vaqueros? ¿Puedo comer pizza porque soy mediterránea o no puedo porque no soy italiana?

En realidad la apropiación cultural se refiere a extraer un elemento y desprenderle de su significado y el valor que tiene en la tradición a la que pertenece. ¿Cómo demuestro respeto por una cultura cuyos elementos quiero usar? Pues estudiando. Conocer es siempre la respuesta. No es que siendo española no pueda bailar danza india, es que tengo que estudiar y saber cómo, dónde, cuándo y por qué. No es que no pueda llevar un saree, es que tengo que llevarlo con dignidad, no porque estoy inmersa en la cultura del selfie y el ego. 

Es apropiación cultural y es irrespetuoso hacer una fusión con movimientos y poses de danza india sin molestarse en conocer su ejecución y su significado. Es irrespetuoso no estudiar y saber qué danza es espectáculo y qué danza es devoción. Es irrespetuoso ponerse un vestuario y joyería que pertenece a otra puesta en escena sin comprender el porqué, más que porque da un toque “exótico”. Es irrespetuoso fingir una espiritualidad que no conozco y no siento, usando sólo sus elementos externos, es irrespetuoso despojar a los ritos de su significado. 

Siempre me han interesado los procesos de hibridismo cultural. Las personas tenemos un gran potencial y con disciplina se pueden aprender tantas cosas, tantos idiomas… con humildad se puede comprender a otras personas, otras sociedades, y la vida. 

En resumen, la apropiación cultural es el uso/abuso de un exotismo superficial. Y se cura leyendo, escuchando, observando. Así que el buen propósito del día es entrar en iberlibro.com y, dentro de poco, saber más.