Espacios para la danza

Las creaciones de los dioses observadas en casas y jardines son el resultado de su simple voluntad, pero la actividad creativa de los hombres debe ser cuidadosamente guiada por reglas establecidas en los sastras. Por consiguiente, escuchen sobre el método de construir un teatro y la manera de ofrecer puja en el lugar de su construcción”. Natyasastra

El famoso y antiguo tratado sobre artes escénicas indias Natyasastra refleja la idea difundida en toda India de que la interpretación de música, danza y teatro atrae bendiciones y santifica el espacio. Este tratado dedica un capítulo completo a describir los tipos de teatro y cómo deben ser construidos, y otro a describir el proceso correcto de consagración:

“Si el escenario está debidamente consagrado traerá buena suerte al maestro y a los jóvenes y viejos de la ciudad y del país. Pero cuando el auditorio no está consagrado de forma apropiada será ocupado por los dioses con indiferencia y ahí terminará el espectáculo dramático, y asimismo traerá el mal al rey”.

En la actualidad este proceso ha sido simplificado al extremo, aunque conserva algunos elementos esenciales: la realización de ceremonias y ofrendas al inicio de la construcción e inauguración de un auditorio y al inicio de cualquier puesta en escena, como mínimo con el encendido de una lámpara y una ofrenda floral.

La sociedad india es ritualista, es importante qué y cómo se hace. Los ritos nos ayudan a comunicarnos y crear un orden (de vital importancia en la filosofía india –orden vs. caos-). ¿Hasta qué punto debemos mantener estos rituales? ¿hasta qué punto podemos crear los nuestros propios?

El día de una actuación debemos comer vegetariano (ni carne, ni pescado, ni huevos), no debemos beber alcohol y en general debemos mantener una actitud meditativa preparándonos para la ofrenda que vamos a realizar en escena. Siendo el odissi una danza de raíces devocionales, aunque el intérprete no sea una persona creyente se suelen respetar una serie de códigos religiosos como la presencia de Jagannath en el escenario, comenzar saludando respetuosamente a la Tierra (Bhumi pranam), etc. De igual forma, el espacio en el que se realiza la interpretación debe adecuarse a la solemnidad de la misma: no se interpreta Odissi en un lugar donde el público esté comiendo o bebiendo, especialmente alcohol, o en el que el público esté en actitud distraída o festiva. La danza es a la vez un fin y un camino, y la actitud para participar de la misma debe ser la apropiada. He visto a mi maestra detener una actuación para solicitar que se retirasen los vasos de agua que el público estaba bebiendo. Las danzas clásicas indias son complejas y requieren atención y concentración por parte de los espectadores para poder apreciarlas. Las danzas folclóricas son festivas, también son hermosas, y su contexto sí es alegre y participativo. Todo tiene su espacio y su momento.

Respetar los códigos tradicionales nos impide actuar en salas de fiestas y conciertos, en cierto tipo de eventos, etc. Es increíblemente difícil encontrar espacios y oportunidades para la puesta en escena de danzas clásicas indias en Europa, lo cual a veces hace que nuestras disciplinas permanezcan casi escondidas. Debemos trabajar para difundir estas artes con la dignidad que se merecen, ojalá las instituciones y teatros nos vayan abriendo sus puertas.