Pinta de bailarina

Entre las muchas cosas que adoro de las danzas clásicas indias una importante es que no se asocian a una idea de imagen personal concreta (a pesar de las afirmaciones del Natyasastra, que sí expone una serie de características físicas a cumplir).

La carrera de un/a intérprete de danzas clásicas indias es larga, muy larga. Durante su vida el énfasis pasará progresivamente de la técnica a la expresión teatral. En tu juventud debes exigirte lo máximo en tu entrenamiento físico, y a medida que tu cuerpo envejece trabajar en cómo la vida dota de emoción a tu expresividad. La experiencia da carisma en escena, algo difícil de aprender y maravilloso de disfrutar como público.

Dado que la práctica regular es un ejercicio físico intenso, deriva en una muy buena forma física. Esto no implica necesariamente delgadez. Las danzas clásicas indias toman mucha energía del contacto con la tierra, por lo que sus exigencias y las del ballet son opuestas. Los bailarines y bailarinas de La India tienen fisonomías muy variadas, no es necesario estar delgado/a, sino estar lo suficientemente fuerte como para poder moverte con agilidad independientemente de tu peso. Un peso equilibrado será más sano para las rodillas, pero se puede ser bailarina profesional de Odissi con sobrepeso, por ejemplo.

La belleza. Cuestión compleja. El único canon al respecto que conozco es uno negativo y que daría para largas discusiones: el color de la piel. En La India existen todo tipo de cremas blanqueantes, “la piel oscura es fea”. Existe una tendencia a usar maquillaje de escena demasiado claro, justificado públicamente en que se aprecian mejor los gestos, y lleva incluso a ver bailarines/as con un tono completamente diferente de piel en el rostro y los brazos. Ojalá esto cambie pronto.

No ha habido una mejor Radha (jovencita amada por Krishna) sobre un escenario  que Guru Kelucharan Mohapatra. Todos/as debemos poder ser niños, demonios, amantes, expresar cada emoción, ayudar a comprender cada historia. No se me ocurre un reto más grande que el de que mi cuerpo pueda alojar y expresar tantas ideas, asociadas a tantas formas. Y quizá ser Arjuna, Rávana…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s