Profesiones

¿Es la cultura un producto comercial? ¿cómo podemos vender el alma de nuestra sociedad?

De la arqueología a la danza siempre me he encontrado con el mismo problema: trabajar por la cultura como profesional / por amor al arte. El hecho de que una sociedad pueda mantener a un cierto número de individuos que se dedican al sector terciario (esto incluye desde el desarrollo de la artesanía al establecimiento de la consagración religiosa, por ejemplo) implica que se ha superado el umbral de la subsistencia. Un grupo de personas acepta que algunas de ellas obtendrán el alimento y los bienes de primera necesidad, y mantendrán con una parte de ellos a las personas que desempeñarán labores “innecesarias”. Y ésta es la principal diferencia entre el arte popular y el arte clásico, el arte popular es compatible con el desarrollo de cualquier otra profesión, el arte clásico requiere especialización y el apoyo del resto de la sociedad (y hablamos de apoyo literal, alojamiento y comida).

Y miles de años después nos encontramos con una situación en que la sociedad ya no está tan de acuerdo con asumir el mantenimiento de los artistas. El valor que damos a la cultura es variable, igual que lo es el valor que aceptamos darle a una obra artística u otra, y ahí comienzan los sinsentidos: el mercado. El loco mercado del arte.

“¿Por qué no buscas otro trabajo?”. Porque escogí una danza clásica. Porque si todos nos rendimos las tradiciones culturales se extinguen. Porque requiere práctica, lectura, estudio, tiempo para escuchar música con atención, para ver cientos de vídeos y para pensar y tratar de entender. Porque creo que el Odissi es bueno, aunque nadie vaya a morir sin ello. La danza es objetivamente positiva. Las danzas clásicas indias te integran en un mundo de riqueza musical, literaria y emotiva a la que no pienso renunciar.

Me niego a aceptar que una sociedad que financia con cifras imposibles el fútbol, la prensa de sociedad, los tratamientos de “belleza” e incluso el porno no vaya a financiar la cultura. Necesitamos unas artes profesionales, y sí, la danza clásica india, sea en La India, en España o en la Luna, requiere tiempo y especialización. ¿Deberíamos adaptar el arte clásico al mercado? ¿deberíamos “popularizarlo”? Ya existen obras artísticas de todo tipo, ¿es que no hay suficiente espacio? Aunque yo decidiera adaptarme al mercado lo que jamás podría hacer es adaptar mi disciplina, porque no me pertenece. Puedo crear y vender mi obra personal como quiera, pero no una tradición cultural de la que soy simple conservadora/transmisora.

Gracias a todos/as aquellos/as que pagan una entrada, sus clases regulares, sus talleres, etc. porque entre todos cuidamos de esta herencia intangible:

http://www.unesco.org/culture/ich/en/what-is-intangible-heritage-00003

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s