El Odissi es difícil

El Odissi es el amor de mi vida. Jamás he sido constante con nada, ni en lo personal ni en lo profesional, tengo una mente dispersa. Pero ya es una parte de mí. Ha dejado de importarme si me compensa todo a lo que he tenido que renunciar (quien me conoce bien lo sabe). Ojalá no hubiera sido tan difícil. Ojalá no sea tan difícil para quien venga después.

La gran mayoría de alumnas que han pasado por mis talleres han dicho al terminar “¡esto es muy difícil!”. El Odissi es difícil. Es difícil para el cuerpo: prueba a pasar quince minutos sin estirar las piernas ni un segundo. Es difícil para el cerebro, ¿que crees que vas para allá? Trampa. ¿Que crees que vas a hacer lo mismo con una mano y con la otra? Trampa. ¿Que crees que vas a mover a la misma velocidad piernas y brazos? Huy la que te espera. Y sonríe. Pero sonríe de verdad. He llorado tanto. ¿Cómo una cosa tan bonita podía dolerme tanto?

Casi nadie comprende cómo podemos practicar una danza tan rígida, codificada hasta el extremo. Si ya está definido cada movimiento, cada secuencia y cada coreografía, ¿cómo puedes expresarte? Pues resulta que llega un día en que después de muchos ejercicios, de mucha frustración y de mucho llorar por ser una bailarina tan terrible, llega un día en que va y te sale. Y no te das cuenta y te sale. Y no piensas qué paso viene ahora porque tu cuerpo lo ha cogido antes que tu mente, y estás bailando distraída porque los movimientos se enlazan solos. Y entonces sonríes, pero ahora sonríes de verdad, porque tu cuerpo sigue la música, tu cerebro se está divirtiendo con los juegos del pallavi y tu espíritu es libre. Bailamos una danza codificada, no tenemos que improvisar, ese código y la técnica integrada en ti te dan seguridad y paz.

Hay una gran belleza escondida en los matices. Tú y yo no vamos a bailar igual, es tan maravilloso que parezca igual, pero no: ¡ah, mira lo que ha hecho con la mano! Cuanto más aprendo más me gusta ver bailar a los demás.

Pierdo tanto el tiempo intentando hipnotizarme a mí misma con mis manos, ¿cómo será que lo hacen?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s